¿Apostamos por Badalona?

Juan Ignacio Segura Raúl

Portavoz de la plataforma STOP CASES APOSTES

¿Apostamos por Badalona?


twitter share   facebook share

Badalona es una ciudad de aproximadamente 220.000 habitantes. La cuarta ciudad más grande de Catalunya tiene que afrontar qué modelo de ciudad quiere ser en las próximas décadas. ¿Cómo queremos que evolucione nuestra localidad? ¿Queremos que sea una de las ciudades con más salas de juego de Catalunya?.

 

Dicho así parece un poco exagerado, pero vamos a los datos y luego juzguen ustedes. Actualmente los juegos de apuestas, físicos y online han experimentado un incremento muy significativo en España. La imagen de deportistas y famosos promocionando estos sitios y la falta de centros de ocio y socialización en nuestra juventud hace que se conviertan en un punto de encuentro para nuestros jóvenes.

Hay cierta normalización respecto al juego de azar en nuestra sociedad. Se entiende como algo que representa ocio, y que no hay nada malo en ello. Detrás de eso hay un peligro real de empezar una adicción que se llama ludopatía y que arruina las vidas de miles de familias.

Los estudios sobre la materia nos dicen que la media de edad de jugadores patológicos es de 19 años y la de los jugadores sociales 23. Muchos de ellos empezaron esa conducta antes de la edad legal. Por lo tanto los juegos de apuestas y los locales que los promueven son temas a incluir dentro de la agenda política.

 

Badalona tiene actualmente dos bingos, el más veterano en la ciudad está en la calle Via Augusta (barrio Dalt de la Vila) y otro más reciente, abierto en 2019 en la calle Ponent (barrio Gorg). También contamos con una casa de apuestas que está ubicada en el centro comercial Màgic Badalona (barrio La Salut). Muy cerca de esa casa de apuestas y del Bingo de Gorg ahora nos enteramos de que se quiere abrir un local mixto de Bingo/casa de apuestas en el barrio de Llefià , en la calle Alfonso XIII 364, apenas a unos metros de otro barrio, el de Sant Roc. La ubicación de este local de unos 1200 metros cuadrados está a no más de 400 metros a la redonda de cuatro colegios (dos de ellos de bachillerato y grados medios y superiores), un ambulatorio, una biblioteca municipal, un mercado municipal y un centro de salud mental.

 

Barrios golpeados por la crisis

 

Estamos hablando de dos barrios muy golpeados por la crisis, barrios obreros con fuertes problemas de desigualdad y que derivan también en problemas de inseguridad.

 

Puede parecer extraño que se elija este tipo de barrios para abrir locales que se basan su negocio en que la gente se gaste el dinero con la esperanza de que pueda tocarle algo. Se podría entender que en zonas más pudientes tendrían una mejor clientela. Pero estamos en una situación donde nos podemos encontrar que hasta la gente que puede trabajar no llega a final de mes, el azar se convierte quizás en la única ilusión que tiene la gente para saltar a ese ascensor social, que parece estar averiado. Es por ello que muchas personas con una situación económica poco estable pueden ver en el juego una posible solución a sus problemas económicos. Y ese es el motivo de que en estos barrios proliferen este tipo de locales.

 

Sería de sentido común pensar que esta actividad que, si bien es cierto es legal, puede generar muchos problemas si hay una concentración excesiva; generar un problema de salud pública y en algunos casos de pequeña delincuencia, en función de la ubicación geográfica, se tienda a regular su actividad. Algunas medidas podrían ser limitar la concesión de licencias en función del tamaño de sus ciudades y la ubicación de esos locales. Atendiendo a evitar el hecho de que la adicción al juego se ceba especialmente entre nuestros jóvenes.

 

Ciudades cercanas a la nuestra ya han tomado medidas al respecto. Algunas hace ya bastantes años limitaron la concesión de licencias a que negocios vinculados al juego no se puedan abrir cerca de colegios, centros de salud, casales de jóvenes etc.

 

¿Y qué medidas ha tomado Badalona?. Pues ninguna. Y eso aun habiendo llevado al pleno del ayuntamiento hasta en dos ocasiones este tema, ahora ya serán tres, pidiendo una moratoria que permita no dar más permisos hasta que se haga una regulación que nos ponga al mismo nivel que las ciudades de nuestro entorno.

 

Llegados a este punto, a la plataforma STOP CASAS DE APUESTAS, que agrupa todas las asociaciones vecinales y culturales del barrio de Llefià, a más de cincuenta entidades de toda Badalona y cientos de vecinos y vecinas, no nos queda otra que decir BASTA YA de no afrontar este problema.

 

Nos preguntamos, ¿vamos a permitir que podamos tener un bingo y varias casas de apuestas en cada barrio de esta ciudad, cerca colegios y/o centros de salud, con lo que conlleva todo eso, por no tener ninguna regulación que ponga límites?.

 

No se puede permitir que abran un nuevo bingo sin una regulación que prohíba que estén cerca de nuestros hijos/as y abuelos/as.

 

Apostamos por una Badalona con nuevos espacios específicos de ocio alternativo para jóvenes y adolescentes, centros educativos y programas de prevención y detección de conductas de riesgo asociadas al juego de azar.

 

La falta de voluntad política de nuestro gobierno local hace que el tiempo juegue a favor de estas empresas que ganan dinero a costa de la ruina de miles de familias y podamos convertirnos en una especie de Eurovegas del Besòs.

 

De nosotros/as depende, la plataforma luchará para evitarlo.